ARTE EN LA SALA El interés porque la propuesta sea perfecta en todos los ámbitos ha llevado a este chef a cuidar mucho también la presentación de sus platos. Esto se une a su apuesta también por lo local, aunque en su filosofía de cocina esté traer elementos de otras regiones y usar técnicas de muchos países del mundo, lo local también está en su adn y tiene gran sensibilidad hacia lo artístico. Esto le ha llevado a trabajar con Rodrigo Araico para construir parte de la vajilla que muestra en su menú actual. El espacio también va acorde a la sensibilidad estética del chef, que ha cuidado al milímetro cada rincón del restaurante, visible a primera vista desde la entrada del restaurante. Tonos tierra, dorados, verdes y ocres que hablan de una historia, la de Alejandro Serrano.
En casa sirvo el tipo de comida cuya historia conozco. Michael Pollan
LA PROPUESTA DE VINOS Su propuesta de vino también mira al exterior. Según explica su jefe de sala y sumiller, Sergio Ariño, recogen en su carta una amplia selección de vinos de Ribera del Duero porque es el territorio al que pertenecen, pero tienen la suerte de estar muy próximos a La Rioja y esto hace que los vinos de esta procedencia tengan igualmente cabida en su carta. Esa es la parte más clásica de su propuesta, pero después suman vinos internacionales y apuestan por algunos vinos naturales y también por los vinos de Jerez. Esta parte menos esperada de la carta se hace buscando vinos acordes a la propuesta gastronómica, que a veces alberga retos para encajar con lo que espera el cliente en una zona de vinos más conservadores tradicionalmente.
ALFONSO VI, 49 - MIRANDA DE EBRO 09200 (BURGOS)
ARTE EN LA SALA El interés porque la propuesta sea perfecta en todos los ámbitos ha llevado a este chef a cuidar mucho también la presentación de sus platos. Esto se une a su apuesta también por lo local, aunque en su filosofía de cocina esté traer elementos de otras regiones y usar técnicas de muchos países del mundo, lo local también está en su adn y tiene gran sensibilidad hacia lo artístico. Esto le ha llevado a trabajar con Rodrigo Araico para construir parte de la vajilla que muestra en su menú actual. El espacio también va acorde a la sensibilidad estética del chef, que ha cuidado al milímetro cada rincón del restaurante, visible a primera vista desde la entrada del restaurante. Tonos tierra, dorados, verdes y ocres que hablan de una historia, la de Alejandro Serrano.
En casa sirvo el tipo de comida cuya historia conozco. Michael Pollan
LA PROPUESTA DE VINOS Su propuesta de vino también mira al exterior. Según explica su jefe de sala y sumiller, Sergio Ariño, recogen en su carta una amplia selección de vinos de Ribera del Duero porque es el territorio al que pertenecen, pero tienen la suerte de estar muy próximos a La Rioja y esto hace que los vinos de esta procedencia tengan igualmente cabida en su carta. Esa es la parte más clásica de su propuesta, pero después suman vinos internacionales y apuestan por algunos vinos naturales y también por los vinos de Jerez. Esta parte menos esperada de la carta se hace buscando vinos acordes a la propuesta gastronómica, que a veces alberga retos para encajar con lo que espera el cliente en una zona de vinos más conservadores tradicionalmente.
ARTE EN LA SALA El interés porque la propuesta sea perfecta en todos los ámbitos ha llevado a este chef a cuidar mucho también la presentación de sus platos. Esto se une a su apuesta también por lo local, aunque en su filosofía de cocina esté traer elementos de otras regiones y usar técnicas de muchos países del mundo, lo local también está en su adn y tiene gran sensibilidad hacia lo artístico. Esto le ha llevado a trabajar con Rodrigo Araico para construir parte de la vajilla que muestra en su menú actual. El espacio también va acorde a la sensibilidad estética del chef, que ha cuidado al milímetro cada rincón del restaurante, visible a primera vista desde la entrada del restaurante. Tonos tierra, dorados, verdes y ocres que hablan de una historia, la de Alejandro Serrano.
En casa sirvo el tipo de comida cuya historia conozco. Michael Pollan
LA PROPUESTA DE VINOS Su propuesta de vino también mira al exterior. Según explica su jefe de sala y sumiller, Sergio Ariño, recogen en su carta una amplia selección de vinos de Ribera del Duero porque es el territorio al que pertenecen, pero tienen la suerte de estar muy próximos a La Rioja y esto hace que los vinos de esta procedencia tengan igualmente cabida en su carta. Esa es la parte más clásica de su propuesta, pero después suman vinos internacionales y apuestan por algunos vinos naturales y también por los vinos de Jerez. Esta parte menos esperada de la carta se hace buscando vinos acordes a la propuesta gastronómica, que a veces alberga retos para encajar con lo que espera el cliente en una zona de vinos más conservadores tradicionalmente.
ALFONSO VI , 49 MIRANDA DE EBRO 09200 (BURGOS)
ARTE EN LA SALA El interés porque la propuesta sea perfecta en todos los ámbitos ha llevado a este chef a cuidar mucho también la presentación de sus platos. Esto se une a su apuesta también por lo local, aunque en su filosofía de cocina esté traer elementos de otras regiones y usar técnicas de muchos países del mundo, lo local también está en su adn y tiene gran sensibilidad hacia lo artístico. Esto le ha llevado a trabajar con Rodrigo Araico para construir parte de la vajilla que muestra en su menú actual. El espacio también va acorde a la sensibilidad estética del chef, que ha cuidado al milímetro cada rincón del restaurante, visible a primera vista desde la entrada del restaurante. Tonos tierra, dorados, verdes y ocres que hablan de una historia, la de Alejandro Serrano.
En casa sirvo el tipo de comida cuya historia conozco. Michael Pollan
LA PROPUESTA DE VINOS Su propuesta de vino también mira al exterior. Según explica su jefe de sala y sumiller, Sergio Ariño, recogen en su carta una amplia selección de vinos de Ribera del Duero porque es el territorio al que pertenecen, pero tienen la suerte de estar muy próximos a La Rioja y esto hace que los vinos de esta procedencia tengan igualmente cabida en su carta. Esa es la parte más clásica de su propuesta, pero después suman vinos internacionales y apuestan por algunos vinos naturales y también por los vinos de Jerez. Esta parte menos esperada de la carta se hace buscando vinos acordes a la propuesta gastronómica, que a veces alberga retos para encajar con lo que espera el cliente en una zona de vinos más conservadores tradicionalmente.
ARTE EN LA SALA El interés porque la propuesta sea perfecta en todos los ámbitos ha llevado a este chef a cuidar mucho también la presentación de sus platos. Esto se une a su apuesta también por lo local, aunque en su filosofía de cocina esté traer elementos de otras regiones y usar técnicas de muchos países del mundo, lo local también está en su adn y tiene gran sensibilidad hacia lo artístico. Esto le ha llevado a trabajar con Rodrigo Araico para construir parte de la vajilla que muestra en su menú actual. El espacio también va acorde a la sensibilidad estética del chef, que ha cuidado al milímetro cada rincón del restaurante, visible a primera vista desde la entrada del restaurante. Tonos tierra, dorados, verdes y ocres que hablan de una historia, la de Alejandro Serrano.
En casa sirvo el tipo de comida cuya historia conozco. Michael Pollan
LA PROPUESTA DE VINOS Su propuesta de vino también mira al exterior. Según explica su jefe de sala y sumiller, Sergio Ariño, recogen en su carta una amplia selección de vinos de Ribera del Duero porque es el territorio al que pertenecen, pero tienen la suerte de estar muy próximos a La Rioja y esto hace que los vinos de esta procedencia tengan igualmente cabida en su carta. Esa es la parte más clásica de su propuesta, pero después suman vinos internacionales y apuestan por algunos vinos naturales y también por los vinos de Jerez. Esta parte menos esperada de la carta se hace buscando vinos acordes a la propuesta gastronómica, que a veces alberga retos para encajar con lo que espera el cliente en una zona de vinos más conservadores tradicionalmente.