EL MAR DE CASTILLA Su apuesta por los pescados es clara. Lo que ha hecho Alejandro Serrano es fusionar su pasión por los productos del mar con la tradición que también existe en Castilla de usarlos. En su propuesta actual, encontramos dos menús degustación, Aquende y Allende, que recoge el primero, productos más próximos, y el segundo hace guiños a recetas más alejadas de la zona. Pero en los dos encontramos mayoritariamente pescados, tales como merluza, pulpo, atún, chipirón, rape. Y mariscos, que también trabaja con destreza: bogavante, gamba blanca, navaja. Por supuesto, la presencia de producto local y recetas tradicionales están también en su propuesta, que tiene también cochinillo o secreto ibérico. Un equipo igual de joven y dinámico que Alejandro le acompaña desde hace años, compartiendo los mismos valores y objetivos gastronómicos y abanderan fuerte su concepto “El mar de castilla”
La magia del huevo en diez movimientos: Un gesto, pasado. Dos gestos, duro. Tres, poche. Cuatro, frito. Cinco, revuelto. Seis, omelette. Siete, tortilla. Ocho, merengue. Nueve, mayonesa. Diez, souffle. De todos los miles de ingredientes del mundo, solo el huevo es capaz de dar tanto por tan poco Gastón Acurio
ALFONSO VI, 49 - MIRANDA DE EBRO 09200 (BURGOS)
EL MAR DE CASTILLA Su apuesta por los pescados es clara. Lo que ha hecho Alejandro Serrano es fusionar su pasión por los productos del mar con la tradición que también existe en Castilla de usarlos. En su propuesta actual, encontramos dos menús degustación, Aquende y Allende, que recoge el primero, productos más próximos, y el segundo hace guiños a recetas más alejadas de la zona. Pero en los dos encontramos mayoritariamente pescados, tales como merluza, pulpo, atún, chipirón, rape. Y mariscos, que también trabaja con destreza: bogavante, gamba blanca, navaja. Por supuesto, la presencia de producto local y recetas tradicionales están también en su propuesta, que tiene también cochinillo o secreto ibérico. Un equipo igual de joven y dinámico que Alejandro le acompaña desde hace años, compartiendo los mismos valores y objetivos gastronómicos y abanderan fuerte su concepto “El mar de castilla”
La magia del huevo en diez movimientos: Un gesto, pasado. Dos gestos, duro. Tres, poche. Cuatro, frito. Cinco, revuelto. Seis, omelette. Siete, tortilla. Ocho, merengue. Nueve, mayonesa. Diez, souffle. De todos los miles de ingredientes del mundo, solo el huevo es capaz de dar tanto por tan poco Gastón Acurio
EL MAR DE CASTILLA Su apuesta por los pescados es clara. Lo que ha hecho Alejandro Serrano es fusionar su pasión por los productos del mar con la tradición que también existe en Castilla de usarlos. En su propuesta actual, encontramos dos menús degustación, Aquende y Allende, que recoge el primero, productos más próximos, y el segundo hace guiños a recetas más alejadas de la zona. Pero en los dos encontramos mayoritariamente pescados, tales como merluza, pulpo, atún, chipirón, rape. Y mariscos, que también trabaja con destreza: bogavante, gamba blanca, navaja. Por supuesto, la presencia de producto local y recetas tradicionales están también en su propuesta, que tiene también cochinillo o secreto ibérico. Un equipo igual de joven y dinámico que Alejandro le acompaña desde hace años, compartiendo los mismos valores y objetivos gastronómicos y abanderan fuerte su concepto “El mar de castilla”
La magia del huevo en diez movimientos: Un gesto, pasado. Dos gestos, duro. Tres, poche. Cuatro, frito. Cinco, revuelto. Seis, omelette. Siete, tortilla. Ocho, merengue. Nueve, mayonesa. Diez, souffle. De todos los miles de ingredientes del mundo, solo el huevo es capaz de dar tanto por tan poco Gastón Acurio
ALFONSO VI , 49 MIRANDA DE EBRO 09200 (BURGOS)
EL MAR DE CASTILLA Su apuesta por los pescados es clara. Lo que ha hecho Alejandro Serrano es fusionar su pasión por los productos del mar con la tradición que también existe en Castilla de usarlos. En su propuesta actual, encontramos dos menús degustación, Aquende y Allende, que recoge el primero, productos más próximos, y el segundo hace guiños a recetas más alejadas de la zona. Pero en los dos encontramos mayoritariamente pescados, tales como merluza, pulpo, atún, chipirón, rape. Y mariscos, que también trabaja con destreza: bogavante, gamba blanca, navaja. Por supuesto, la presencia de producto local y recetas tradicionales están también en su propuesta, que tiene también cochinillo o secreto ibérico. Un equipo igual de joven y dinámico que Alejandro le acompaña desde hace años, compartiendo los mismos valores y objetivos gastronómicos y abanderan fuerte su concepto “El mar de castilla”
La magia del huevo en diez movimientos: Un gesto, pasado. Dos gestos, duro. Tres, poche. Cuatro, frito. Cinco, revuelto. Seis, omelette. Siete, tortilla. Ocho, merengue. Nueve, mayonesa. Diez, souffle. De todos los miles de ingredientes del mundo, solo el huevo es capaz de dar tanto por tan poco Gastón Acurio
EL MAR DE CASTILLA Su apuesta por los pescados es clara. Lo que ha hecho Alejandro Serrano es fusionar su pasión por los productos del mar con la tradición que también existe en Castilla de usarlos. En su propuesta actual, encontramos dos menús degustación, Aquende y Allende, que recoge el primero, productos más próximos, y el segundo hace guiños a recetas más alejadas de la zona. Pero en los dos encontramos mayoritariamente pescados, tales como merluza, pulpo, atún, chipirón, rape. Y mariscos, que también trabaja con destreza: bogavante, gamba blanca, navaja. Por supuesto, la presencia de producto local y recetas tradicionales están también en su propuesta, que tiene también cochinillo o secreto ibérico. Un equipo igual de joven y dinámico que Alejandro le acompaña desde hace años, compartiendo los mismos valores y objetivos gastronómicos y abanderan fuerte su concepto “El mar de castilla”
La magia del huevo en diez movimientos: Un gesto, pasado. Dos gestos, duro. Tres, poche. Cuatro, frito. Cinco, revuelto. Seis, omelette. Siete, tortilla. Ocho, merengue. Nueve, mayonesa. Diez, souffle. De todos los miles de ingredientes del mundo, solo el huevo es capaz de dar tanto por tan poco Gastón Acurio